El Juguete

El juguete

Navidad es una época muy esperada por los niños porque es casi seguro que al despertar el 25 de diciembre encontraran regalos bajo el árbol de navidad, pero si lo pensamos bien la función de un juguete, que es un regalo muy esperado, es estimular y dar continuidad al juego, crear y provocar creatividad y seguir desarrollando y estimulando la fantasía e imaginación que tiene el niño.

Por lo tanto, estas son algunas características que todo juguete debería de tener; ser una herramienta para despertar la imaginación y la creatividad, debe de satisfacer una necesidad o interés en particular. Puede ser un juguete o juego para compartir, al hacer esto, se apoya y se desarrolla el participar en un juego grupal, en socializar e interactuar, de igual manera se respeta, se autoconstruye y se descubre el mundo que se le rodea con sus iguales.

Para un adulto un juguete es algo para entretenernos o pasar el rato, incluso algo de colección que siempre quisimos tener en nuestra niñez.

Para un niño un juguete es describir algo nuevo, es expresarse, comunicarse, crear, desarrollarse y divertirse. Para un niño jugar es una manera de irse formando, crecer y aprender.

Características de los juguetes y sugerencias:

Atractivos visualmente, materiales naturales, resistentes, adecuados para la edad, seguros, sencillos, de calidad.

0-12 meses:

Lo ideal son los juguetes sencillos y básicos, de preferencia que sean suaves con texturas agradables para que no se lastimen y puedan tocarlos y abrazarlos, por ejemplo: móviles y cubos grandes de tela, sonajas u otro juguete que emita sonidos.

Nunca es demasiado pronto para empezar a leerle al bebé. A partir de los 3 o cuatro meses elige libros con dibujos grandes, de colores brillantes. Señalando los objetos mas comunes y nómbralos en voz alta.

12-24 meses:

En esta etapa comienzan a descubrir la relación causa-efecto. Regálenles juguetes que les permitan empujar, jalar, llenar, vaciar, apilar y trepar, por ejemplo: cubos de madera, juguetes apilables o animalitos de peluche.

2-3 años:

Para esta edad se recomiendan juguetes que involucren texturas, formas y tamaño. Dibujar, pintar, crear formas con plastilina de colores, armar rompecabezas estimulan la creatividad e imaginación. Seguramente disfrutaran un pizarrón con gises de colores para dibujar y borrar las veces que quieran.

3-5 años:

En esta etapa ya los juegos adquieren un propósito definido, por que los niños comienzan o acostumbran a imitar aspectos de la vida cotidiana. Obséquiales materiales para que ellos puedan jugar a situaciones imaginarias. Materiales de arte y manualidades son ideales. Juegos en los cuales se deben de esperar turnos o seguir reglas son muy importantes para trabajar con el respeto y también el ganar o perder en el juego le puede enseñar a enfrentarse a situaciones diarias y cotidianas.

Juguetes con un solo propósito

Existen muchísimos juguetes que ofrecen una sola manera de jugar con ellos en cambio los juguetes didácticos como los cubos, materiales de artes o los que imitan utensilios de la vida real sirven como mecanismo de adaptación al jugar con ellos, Los niños pueden ejercitar sus reacciones ante las preocupaciones de la vida cotidiana, aunque el pequeño no ejerza el control de su vida en este momento si puede controlar el juego: decidir a qué hora duermen las muñecas que ropa deben usar, si el camioncito debe subir o bajar la rampa esto es un mecanismo de imitación de situaciones reales.

Cuando los niños controlan su propio juego, estableciendo parámetros, resolviendo problemas y creando sus propias reglas, están aumentando la seguridad en si mismos y un sentido de eficiencia personal.

Juguetes electrónicos o computarizados

Una de las tareas más importantes del desarrollo del niño es aprender la relación causa-efecto, al hacer algo obtiene un resultado inmediato, por ejemplo: si sonríe su mamá también lo hará, si agita su sonaja se escuchará un sonido, si patea el móvil que está sobre la cuna este se moverá, los juguetes electrónicos sabotean este aprendizaje porque el niño piensa que el juguete es el que hace las cosas y esto le impide comprender como él mismo puede hacer que las cosas sucedan estos resultan caros y es triste para los padres darse cuenta de qué los niños les duran muy poco el entusiasmo por ellos esto incluye los videojuegos las computadoras incluso la televisión porque el lapso que los niños pasan frente a una pantalla les resta tiempo para poder realizar juegos creativos además de fomentar una dependencia de la pantalla para divertirse mientras más pequeños entren en contacto con ellas mayor será su adicción.

Juguetes violentos

Hoy en día proliferan los juguetes que tienen relación con la violencia y lo grotesco al regalarle juguetes con temas violentos los niños pueden llegar a aceptar la violencia como un juego normal en la vida entre más pequeños se vean expuestos a este tipo de juguetes además de los programas de alto contenido de violencia que se ven en la televisión es más fácil que sea asimile el mensaje de que la violencia es la llave para el poder.

Al regalar juguetes a nuestros hijos les estamos diciendo implícitamente que después de analizarlo minuciosamente hemos considerado apropiado para ellos ¿tú lo haces?.

Irma Haro

Coordinadora de Inicial

Centro Educativo Corhalli Montessori.

Deja tu comentario